Buscar
  • Ana Pellerano

¿PODEMOS COMUNICARNOS MEJOR?


Una de las necesidades básicas, como seres humanos, es el sentido de pertenencia. Saber que formamos parte de una familia, una comunidad, un país, nos permite desarrollarnos sanamente. Nos ayuda a afirmarnos en nuestras raíces, gracias a nuestros antepasados, para poder volar con alas propias.


Cada día al abrir el periódico, interactuar con mis hijos o mi familia de origen, ratifico lo fundamental de la importancia de comunicarnos de manera efectiva. Podemos estar hablando, más no necesariamente, estemos siendo efectivos en transmitir aquello que está en nuestra mente y en nuestro sentir, gastando muchas veces, las mejores oportunidades en fortalecer nuestros vínculos con los demás, dando paso a una vida más plena y satisfactoria consigo mismo y con los demás.


La adecuada comunicación, es la base de todas las relaciones interpersonales, ya sean laborales, familiares o personales. Ésta ocurre cuando expresamos un mensaje, que es aceptado y entendido por nuestro interlocutor. Por consiguiente, nos permite convivir dentro de aquellos grupos a los cuáles pertenecemos, para poder sostenernos y evolucionar, cómo entes individuales, dentro de un esquema grupal.


En el entorno familiar, existen momentos en los cuáles surgen dificultades, tan sólo por el hecho de no establecer los canales de comunicación apropiados, y es la manera en que nos expresamos con nuestros cónyuges, hijos, familiares, teniendo en cuenta, ser adaptarla a cada cual.


Cuando se refiere, específicamente con los hijos, es importante el identificar el nivel de desarrollo y comprensión, pues es el punto de partida para articular, tanto nuestras expectativas cómo padres, cómo el nivel de elaboración del mensaje a trasmitir.


Según el Programa, Systematic Training for Effective Parenting, en la comunicación existen dos herramientas básicas para comunicarnos de manera más eficiente y productiva:


- La Escucha Reflexiva: No es más que captar los sentimientos que nos quieren ser trasmitidos. Esto permite a su interlocutor saber que usted entiende sus sentimientos y que está bien hablar de ellos. Conlleva los siguientes pasos.


1.-Escuche: Demuestre con su lenguaje corporal que está realmente escuchando. Interrumpa lo que está haciendo. Dele al otro, toda su atención.


2.-Capte: Al captar los sentimientos, pregúntese por qué el otro, se siente de esa manera. Busque una palabra, que describa un sentimiento.


3.-Retroalimente el sentimiento: Refleje como un espejo este sentimiento a su interlocutor, de manera tal, que se sienta escuchado y valorado por usted.


Estos simples pasos, le ayudarán realmente a escuchar al otro y lo que siente, pudiendo incluso ayudarle a entender sus sentimientos, especialmente, en el caso de los niños pequeños. Los hijos, dependen de usted para incorporar modelos adecuados y funcionales de patrones adecuados de interacción social.


Tan importante es poder captar los sentimientos de los demás, como el comunicar nuestros propios sentimientos y así completamos el ciclo de una interacción respetuosa, donde se establezca un ganar-ganar. Estos mensajes, están basados en comunicar lo que sentimos, no de agredir ni mucho menos, desvalorar a la persona con la que interactuamos, queriendo hacerla responsable de nuestras emociones en ese momento.


.-Mensajes Yo: Le permite hablar de lo que está ocurriendo. Decir lo que siente y explicar el por qué se siente así. Es una herramienta que demuestra el respeto que siente por usted mismo y le brinda la oportunidad de inculcarlo a los demás. Dentro de este esquema se utiliza el siguiente patrón en la manera de comunicar nuestros sentimientos:


Cuándo…….(dejas tu cuarto desordenado)..Yo me siento (irrespetado) porque……(no has cumplido con el acuerdo establecido).


La inversión en tiempo y dedicación a nuestros hijos, nos brinda la mayor de las gratificaciones en la vida adulta, cuando nos sabemos que hemos actuado de manera responsable, satisfechos del deber cumplido.

85 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo